Hola, soy Beatriz

 Hace un par de años pasé una fuerte crisis existencial que inició con la muerte de mi padre. Yo tenía 23 años y él estaba por cumplir 44. Nunca fue un padre ejemplo de esos que la sociedad pretende que tengamos como imagen. 

El fue un joven eterno y un rebelde innato, siempre encamino su vida a lo que el quería vivir y hacer en ese momento, amaba la libertad y se había encargado de inyectarme esa vena viajera y arriesgada. Cuando murió yo solo me preguntaba ¿que habría pensado esos últimos días vivo?¿Habría sido feliz con su forma de llevar la vida?

Estoy segura que la forma más efectiva e inmediata de aprender lecciones es cuando estamos frente a la muerte. Yo lo hice a través del adiós de mi padre. Entendí que no podía seguir dejando mi vida para después, que no era malo romper las reglas ajenas, que no merece la pena cargarse de inseguridades y miedos, entre otras muchas cosas.

#Vivirsinrutina nació como esa sacudida que te da el mar cuando te zambulles en una ola. Una forma de despertarte y decirte: ¡oye, hace rato se te está escapando tu vida!! Tus años, días u horas restantes pueden estar más cerca de lo crees! Debemos ser valientes y tomar nuestra vida por las astas, arriesgarnos a vivir intensamente es lo único que valdrá la pena cuando hayamos muerto.

Lo que nació como una historia propia está cambiando y se convertirá en ese empujón para quien lo necesite. 

Desde hoy habrá mucho que ver aquí. 

Espero que te sirva y lo disfrutes por igual.

Un abrazo fuerte como el mar. 
Saludos B.

Entradas más populares de este blog

De grande solo quiero ser Feliz

Si este año terminas secundaria, vete de viaje

Comerciales que Inspiran